¿QUE ES LA FISIOTERAPIA EN
LA MEDICINA DE LOS GATOS?

Enero 20, 2022

Tanto las personas como los animales pueden sufrir de patologías similares, esto sin excluir patologías como las del sistema músculo esquelético. Si bien los gatos también están predispuestos a sufrir lesiones, suelen ser en un menor porcentaje que en los perros debido a su gran flexibilidad.

La fisioterapia es una rama de la medicina que se dedica a la recuperación de la actividad normal de diferentes sistemas, la más utilizada es la que está orientada al sistema músculo esquelético. Ella utiliza diferentes métodos curativos, en los cuales se aplican diferentes agentes físicos naturales o artificiales como la luz, el calor, el frío, el ejercicio físico, las radiaciones luminosas, los rayos X, entre otros. 

Las principales lesiones musculoesqueléticas que se pueden observar en los gatos son las derivadas del síndrome del gato volador o paracaidista y, las sufridas por un atropello.

El síndrome del gato volador o paracaidista suele darse en gatos que viven en grandes alturas y, tras seguir algún insecto por ser demasiado curiosos, caen al vacío desde grandes alturas. Aunque se sabe que los gatos superan y soportan los problemas que surgen de las caídas y la mayoría salen ilesos o bien con traumatismos leves, sin embargo, hay un grupo menor de felinos, sufre lesiones más severas y necesitan atención veterinaria, en algunas ocasiones cirugía lo que requiere una posterior recuperación.

Entre las lesiones más frecuentes, que se pueden observar en gatos tras las caídas o los atropellos, son: Traumatismos torácicos, faciales, orales, abdominales. Las afecciones que más se tratan con rehabilitación son las fracturas y luxaciones de los miembros o de la columna vertebral.

En la fisioterapia y la rehabilitación de los gatos es necesario en ocasiones utilizar estrategias adicionales durante las sesiones. Es importante mencionar que luego de haber comido, los gatos se encuentran más relajados y toleran más los ejercicios de recuperación. Pero, aunque los gatos sean domésticos no son como los perros. Suelen ser una especie que no se le puede obligar a realizar ejercicio físico diario y aunque se desplazan, juegan y se lavan; esto lo hacen cuando ellos quieren, por lo tanto, cuando se les aplican técnicas o se les realiza ejercicio físico pueden verse atacados y su carácter puede verse alterado. Para prevenir esto el ambiente debe ser relajado, sin estímulos que los altere o los desconcentre y la intensidad de las técnicas y los ejercicios se deben realizar con mucha tranquilidad. 

El animal pasa por diferentes fases para su total recuperación y es imprescindible conseguir de forma gradual los objetivos marcados. Se da por finalizado el proceso de recuperación cuando el animal es apto para realizar las actividades diarias sin dificultad. 

Dependiendo de cada caso se pueden marcar diferentes objetivos en la terapia como: eliminar el dolor e inflamación, disminuir la cojera, mantener y/o mejorar la amplitud de movimiento, mantener la masa y fuerza muscular, minimizar o hacer más lentos los efectos de la degeneración articular y que pueda tener una buena calidad de vida.

Comparte