PREPARATIVOS PARA LA LLEGADA DE
UN PERRO A LA CASA

Enero 4, 2022

Es bien conocido el mito de que perros y gatos no se llevan bien, pero la realidad es que en ocasiones pueden llegar a ser grandes amigos y disfrutar ambos de la compañía del otro. Cuando tenemos un gato en casa y queremos introducir un perro podemos tomar medidas sencillas para así evitar problemas en nuestro hogar. 

Como bien lo hemos comentado otras veces, los gatos son neofóbicos, esto significa en sencillas palabras que a los gatos no les gustan los cambios y suelen estresarse fácilmente ante estos, sobre todo cuando ocurren en su casa, que es un lugar seguro o su territorio. 

Existen diferentes cambios que uno puede realizar antes de la llegada de un perro para que el gato no se estrese de forma exacerbada y la llegada del nuevo integrante pueda ser de la forma más tranquila posible. Entre estos cambios tenemos:

  1. Elevar la comida del gato a un lugar donde el perro no pueda alcanzarlo, lo ideal es que esto lo realicemos días antes de que el perro llegue, ya que así el gato tendrá un tiempo de adaptación. 
  2. Es necesario que el gato tenga una zona donde refugiarse, esto idealmente debe ser en altura. Con ello, el gato sabrá que tiene un lugar en donde puede estar seguro.
  3. Es importante delimitar las zonas para perros y gatos, es ideal que al principio el perro esté en un solo lugar o tenga un lugar restringido para que sea el gato el que se vaya acercando a su propio ritmo.
  4. La presentación entre ambos debe ser lenta y paulatina, sobre todo si nuestro felino es un poco más nervioso o tiene una personalidad más tímida. Este es un punto crucial, ya que tanto el perro como el gato pueden hacerse daño si se ven intimidados por el otro. Por lo tanto, este encuentro debe ser supervisado por los propietarios. 
  5. Es posible ir dando premios al perro mientras el gato se vaya acercando, en general el gato ante un episodio de estrés o de incertidumbre no acepte premios, pero se puede intentar de todas formas, lo anterior tiene el objetivo de formar un ambiente tranquilo y de seguridad. 
  6. No hay que perder las esperanzas si es que el primer acercamiento no es lo que esperábamos. Es importante entender que los gatos pueden bufar o ser desafiantes en los primeros episodios.

 

Es importante considerar que perros y gatos son diferentes, por lo que cada uno tiene necesidades distintas y es importante respetar cada una de sus diferencias.

Comparte